Entradas

En busca de Caamaño

Imagen
Humberto afilaba con parsimonia las espuelas de su gallo de pelea que esa misma tarde debía batirse contra un contrincante que traían desde algún rincón de la provincia de Independencia. A la sombra del tejado de palma de su bohío preparaba al orgullo de la gallera de Neiba. Las casas del barrio eran de colores vistosos y las calles estaban decoradas con granos de café, cacao y maní secándose al sol sobre amplias esteras de paja. Racimos de plátano, pilas de yucas y piñas se vendían a los lados del camino. En el colmado de Humberto a diario acudían los parroquianos de siempre a pasar la mañana jugando al dominó entre sacos de arroz y latas de leche en polvo. 
Pero el dueño no estaba hoy para atender su negocio. Las apuestas con las peleas de gallos le hacían ganar a veces más dinero que todo lo que podía vender en una semana. La gallera era su pasión y dedicaba la mayor parte del día a las atenciones a su gallo Ejando para desesperación de su familia. El barrio ya olía a plátano frito …

Recuerdos de Guatemala

Imagen
Después de pasar tantos años por las montañas huyendo del ejército ya se había acostumbrado a ocultarse en el bosque. Conocía de sobra la sensación de que los insectos le recorrieran la cara y las hormigas se colasen a través del uniforme. Camuflado bajo aquella pila de hojarasca seca Yumil ya llevaba al menos un día entero y según el plan previsto aún le quedaba otro más. Desde aquel agujero podía oír las conversaciones de los centinelas y el ir y venir de vehículos militares. 
Aprovechó la noche del sábado cuando los soldados solían estar distraídos para internarse colina arriba hasta el claro entre los árboles y después esconderse. Permanecía tumbado a la espera de la hora de asestar el golpe para el que fue asignado personalmente por el comandante. A un lado guardaba una vejiga rellena  con agua de la que iba bebiendo sin apenas moverse y al otro lado un lanzagranadas RPG todo cuidadosamente cubierto con hojas secas de los nogales. Enterrado y con los ojos cerrados tenía tiempo de …